EL MUNDO DEL TRABAJO



VIUDEDAD


Para que el cónyuge o pareja de hecho del fallecido pueda acceder a la pensión de viudedad, se exigen los siguientes requisitos:
1.- Al producirse el fallecimiento, el fallecido estuviera afiliado, en alta o en situación asimilada a la de alta, y además haber reunido el período mínimo de cotización exigido:
Si el fallecimiento es debido a enfermedad común:
 
500 días dentro de un período ininterrumpido de 5 años inmediatamente anteriores al fallecimiento o a la fecha en que cesó la obligación de cotizar, si el causante se encontrase en situación de alta o asimilada sin obligación de cotizar.
 
En el caso de los trabajadores con contratos a tiempo parcial, para acreditar el período de cotización exigido, a partir de 04-08-2013, se  aplicarán las reglas establecidas en el Real Decreto-ley 11/2013, de 2 de agosto.
 
Si el fallecimiento es debido a accidente, sea o no de trabajo, o a enfermedad profesional:
 
No se exige período previo de cotización.        
 
 
2.- Si al producirse el fallecimiento, el fallecido no estuviera en alta o en situación asimilada a la de alta, se exige que tuviera un período mínimo de cotización de 15 años.
 
En ningún caso, se tendrá derecho al cobro de cantidades correspondientes a ejercicios anteriores a 1-1-99.

 

¿Quién tiene derecho a una pensión de viudedad?

El cónyuge o excónyuge del fallecido, con independencia del sexo de los contrayentes.
El/la sobreviviente de una pareja de hecho.

En caso de vínculo matrimonial, si el fallecimiento del causante deriva de enfermedad común, no sobrevenida tras el vínculo conyugal, se exige que el matrimonio se hubiera celebrado con un año de antelación como mínimo a la fecha del fallecimiento o, alternativamente, la existencia de hijos comunes. No se exige dicha duración del vínculo matrimonial cuando en la fecha de celebración del mismo se acreditara un periodo de convivencia como pareja de hecho que, sumado al de duración del matrimonio, hubiera superado los dos años.

 
En el caso de las parejas de hecho, se exige acreditar una convivencia con carácter inmediato al fallecimiento del causante e ininterrumpida, no inferior a 5 años. Además el superviviente deberá acreditar que sus ingresos durante el año anterior al fallecimiento no alcanzaron el 50% de la suma de los propios y de los del causante (o el 25% en el caso de inexistencia de hijos comunes con derecho a pensión de orfandad). Así se prueba que el principal aportador de recursos a la pareja era el fallecido.


Cuantía

La cuantía de la pensión de viudedad se calcula mediante la aplicación de un porcentaje sobre la base reguladora:

Con carácter general, el porcentaje es del 52%, lo que suele representar aproximadamente la mitad del salario del fallecido.

De forma excepcional, el porcentaje es del 70%, si se dan tres requisitos a la vez:

El superviviente tenga cargas familiares.

La pensión de viudedad constituya la principal o única fuente de ingresos del beneficiario.

Los rendimientos anuales del beneficiario no superen una cantidad que se fija anualmente (17.283,07 euros anuales en 2013). Si durante el cobro de la pensión se pierde uno de estos tres requisitos su cuantía se recorta automáticamente al 52% de la base reguladora del fallecido.

 
Extinción

La pensión de viudedad es compatible con cualquier renta del trabajo del beneficiario o su pensión de jubilación o incapacidad permanente. Pero se perderá si vuelve a contraer matrimonio o se hace pareja de hecho (salvo que sea mayor de 61 años o la pensión de viudedad sea la única o fuente fundamental de ingresos del beneficiario o su nueva pareja). Y si el viudo o viuda son declarados culpables de la muerte del causante.

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Fundación para la adopción, apadrinamiento y defensa de los animales