EL MUNDO DEL TRABAJO



INDEMNIZACIÓN POR DESPIDO E IRPF

Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador establecidas en el Estatuto de los Trabajadores y en sus normas reglamentarias de desarrollo, tienen como límite exento del IRPF el importe de 180.000 euros.

Lo percibido por encima de 180.000 € tributará como rendimiento del trabajo, sin perjuicio de su tratamiento como renta irregular, se considera como periodo de generación, el número de años de servicios del trabajador. En caso de que estos rendimientos se cobren de forma fraccionada, se deberá́ tener en cuenta el número de años de fraccionamiento.

El límite de 180.000 €  se aplica:

-A los despidos producidos desde el 01/08/2014 (inclusive).

El límite de 180.000 € no se aplica:

A las indemnizaciones por los despidos que se produzcan a partir del 01/08/2014 cuando deriven de un expediente de regulación de empleo aprobado, o un despido colectivo en el que se hubiera comunicado la apertura del período de consultas a la autoridad laboral, con anterioridad a 1 de agosto de 2014.

Requisitos para que las siguientes indemnizaciones estén exentas de tributar por el IRPF:

-La indemnización por despido improcedente para que esté exenta (dentro del límite de 180.000 €) es necesario realizar el acto de conciliación administrativo o que se declare la indemnización mediante resolución judicial.

-La indemnización por despido objetivo para que esté exenta no es necesario realizar el acto de conciliación administrativo, siempre que se cumplan los requisitos exigidos por la normativa laboral para la adopción del acuerdo extintivo.

-Por otro lado, en los despidos colectivos y en los despidos objetivos por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción cuya indemnización para cada uno de ellos el Estatuto de los Trabajadores fija en la cuantía de 20 días por año de servicio prorrateándose por meses los períodos de tiempo inferiores a un año y con un máximo de 12 mensualidades, cuando la indemnización percibida supere dicha cuantía, la diferencia también está exenta siempre y cuando el total de la indemnización percibida no supere los límites establecidos  para el despido improcedente (33 días por año de servicio hasta un máximo de 24 mensualidades con la aplicación, en su caso, del régimen transitorio para contratos formalizados con anterioridad al 12 de febrero de 2012). En todos estos casos, el disfrute de esta exención está condicionado a la real y efectiva desvinculación del trabajador con la empresa. Se presumirá, salvo prueba en contrario, que no se da dicha desvinculación cuando en los tres años siguientes al despido o cese, el trabajador vuelva a prestar servicios a la misma empresa o a otra vinculada a aquélla.

 

 

La información contenida en estas páginas tiene un mero valor informativo y orientador

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Fundación para la adopción, apadrinamiento y defensa de los animales